Las intervenciones realizadas en “La Moraleda” de Antequera ha permitido registrar un gran espacio extramuros de la madina andalusí. Este espacio se relaciona con la explotación agrícola irrigada de época andalusí.